Por qué no tenemos cartelitos en los escaparates

cartelitos-inmobiliaria

Muchas inmobiliarias muestran sus productos en el escaparate (lo que es fascinante, pues… ¿por qué no sin escaparate, en la nuda piedra? ¿Porque robarían los cuadritos si no están tras un cristal? ¿Y por qué no un cristal blindado en la nuda piedra, sin escaparate, entonces?), queriendo destacar, como en las fruterías, sus mejores productos… ¡o no! Muestran lo que tienen para vender y lo que han comprometido, alquilado o vendido, como el mendigo que añade monedas a la caja de cartón para hacer ver a los viandantes que hay otros, de buen corazón, que ya le han ayudado. Se publicita lo mejor, lo más selecto, lo exclusivo (lo que probablemente nadie más tiene). Sí, sí, sí… pero no. En realidad el objetivo primigenio de los carteles en los escaparates era anunciar lo cercano, de forma que las inmobiliarias operaban como el tendero de la esquina: ofreciendo algo que conocían, casi al lado, y que trataban, habían de tratar, con celo y cariño. Pocas fincas, pero cercanas y conocidas; pocos o ningún empleado (tan sólo el o los dueños, quizás con algún familiar) y escasa competencia. Pero… no: tampoco es así, pues originariamente la puesta en venta se consideraba asunto privado, así que la publicidad, aunque escasa, comienza con la pérdida del secreto y la consiguiente pérdida de la eficacia del boca-a-boca. Pero si la privacidad se va perdiendo, ¿qué importa el nivel de publicación? Pues eso: poco importa, realmente.

Cuando una inmobiliaria tiene pocas fincas, las anuncia en carteles en sus establecimientos; pero si tiene muchas fincas… también las anuncia, pero anuncia pocas, claro, pues no hay espacio para tanto reclamo en los escaparates. Así que elige unos cuantos pisos o chalets y los publicita por encima de otros, ventas por encima de alquileres, precios baratos también por encima (menos algún precio muy caro que genera percepción de prestigio). ¡Ay! Parece que se quiere decir: aquí va un puñado de fincas, pero dentro tengo más.

¿Y en Internet? Pues lo mismo ¿O no? ¿Se anuncian unas fincas delante y una retahíla detrás? Sí, como atracción; pero se recurre a los filtros, a las búsquedas para conseguir lo que el antiguo agente inmobiliario hacia delante de sus clientes: encontrar la finca que mejor se adecuara, de entre las de su cartera, a los deseos del cliente, por número de habitaciones, precio, localización o, simplemente, singularidad. Pero, ¿no es esto lo mismo? ¿No es la web el escaparate actual de las agencias inmobiliarias, repletas de fincas que no caben en cuadritos luminosos? Hummm.

Debemos reconocer que algunas inmobiliarias (aunque más en Francia que en España) dan luz por la noche a pueblos y plazas con estos cartelitos, que atraen a los turistas como… bueno, ya saben. Y no está mal. Algunas son muy elegantes y la selección está muy medida. Pero sólo si nos acercamos… y no hay otras al lado que nos contaminen de luz y cuadritos. ¡Ay! No se trata de juzgar aquí a los que anuncian, legítima y a veces elegantemente, algunas de sus fincas (pues no estamos capacitados para hacerlo, ni estética ni comercialmente); se trata de expresar nuestras ideas, nuestro querer sobre los cuadritos y, mayormente, sobre las oficinas que estos carteles enmarcan.

En mariatomasa.com no anunciamos nuestras fincas con carteles en el escaparate, aunque sí ponemos carteles en la Web: eso sí, en sitios separados, por zonas, intentando aproximarnos al paradigma de cercanía de las agencias antiguas, pero con medios modernos; ponemos, como decíamos, carteles en la Web… de momento. Porque sabemos que la Web es pasajera. Pues en breve las apps telefónicas sustituirán masivamente a los sitios Web, responsive o no, y harán cambiar la esencia de la elección entre cuadritos de viviendas, locales o chalets, para ajustarse a criterios diferentes de los usuarios en razón de los que elegirán su próxima vivienda o inversión. Así que hace un mes que hemos iniciado una importante (y trascendental) revisión y transformación de nuestros más de 40 sitios web a… algo radicalmente distinto. Pero, mientras vamos trabajando, vamos a seguir sin carteles, luminosos o no, en la pared o en escaparates (pues… ¿cómo elegimos entre nuestras más de 1.500 fincas en cartera?), y nos vamos a centrar en que, web y apps aparte, nuestro servicio profesional sea tan bueno y cercano como el de las agencias antiguas, las de confianza. También hemos de decir que nuestras oficinas las elegimos cuidadosamente… sin escaparates.

Nuestras nuevas oficinas en Las Arenas (en Bidearte 6, bajo derecha, con una bonita entrada desde la calle, en el centro de Areeta) van a convertirse, tras su próxima inauguración (en noviembre de 2016) en los cuarteles generales de mariatomasa.com. Así que las hemos elegido y configurado para que se adapten a las necesidades de… ¡nuestros clientes, por supuesto! No hay cartelitos, ni mesas de trabajo (llenas o vacías, pues lo último es lo usual y lo primero es fatigoso para los visitantes), sino más bien espacios amplios distribuidos en 178 m2, zonas de descanso y espera, amplísima recepción eficaz y elegante, aseos bien cuidados, sillones mullidos y sillas prácticas, salas multi-funcionales para atender a varios clientes, despachos individuales y una gran sala de firmas y negociación. Porque entendemos que nuestros clientes quieren seguridad, confianza, responsabilidad, aseguramiento y… fincas entre las que elegir, pero con sus propios criterios de elección. Y nosotros estamos, debemos estar para procurarles todo esto. Además de invitarles, si les apetece, a un buen té o café, en bonitas tazas de porcelana.

Queremos que nuestros clientes se sientan amparados por nuestra profesionalidad y seriedad, que puedan consultar privadamente a nuestro departamento jurídico o tributario; o que nos planteen un problema que debamos resolver (resolverles). Para eso estamos. Y el marco para estar no puede ser de escaparates, mesas de trabajo, gente basculante o luminosos ordenadores; el marco ha de ser exactamente uno en el que, con seguridad se puedan resolver las preocupaciones, problemas y necesidades de nuestros clientes. Sin más. Nada menos.

¡Bah! Quizás lo anterior sonó un tanto presuntuoso. Pero es que realmente estamos orgullosos de nuestras nuevas oficinas. Y esperamos que nuestros clientes también lo estén. En breve.

MARIATOMASA.COM

Sean pequeñas o grandes cosas... ¡estamos a su disposición! Nuestros sistemas, procesos y herramientas, pero sobre todo nuestro equipo, garantizan una atención rápida, eficaz y profesional para quienquiera que se ponga en contacto con nosotros y, por supuesto, especialmente para nuestros clientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies